Capítulos

Presentación
Modelo de formación
Perspectiva empresarial
Autoempleo
Creatividad
Comunicación
Negociación
Estrés laboral
Desarrollo personal
Plan de empresa
Cuestionario
Ecología y empresa

Créditos

Asociación
Autores
Agradecimientos
Créditos

Utilidades

Mapa de la edición
Búsquedas
Vocabulario
Inicio Mapa de la edición Índice de contenidos Capítulo anterior Imprimir Más información English version Capítulo siguiente
 

Presentación

Isabel Gutiérrez Zuloaga, Catedrática Emérita de la Universidad Complutense

Las diferentes razones para preferir la situación del estado del empleo, por cuenta ajena o por cuenta propia, las clasificó Kolvereid (1996)1 en los siguientes grupos:

  • Seguridad: el riesgo, la estabilidad, el ingreso fijo.
  • Oportunidad económica: el aumento del sueldo, el potencial de desarrollo, el sueldo en relación directa con los resultados.
  • Autoridad: el control, la dirección y la responsabilidad.
  • Ambiente social: el ambiente socioeconómico, el número de miembros, los compañeros.
  • Cantidad de trabajo: las horas de trabajo fijas, la pereza, el estrés, la complejidad de la tarea.
  • Desafío: la motivación, el nivel de inspiración.
  • Necesidad de logro: la motivación de logro, la necesidad de innovar o de crear algo.
  • Participación a lo largo de todo el proceso: supervisión de la actividad desde la «a» a la «z».
  • Responsabilidad: la evitación o compromiso con la tarea.
  • Carrera: la promoción o la oportunidad dentro de su actividad laboral.

Además, la Unión Europea desea incentivar el espíritu empresarial. Se trata de uno de sus objetivos prioritarios, porque Europa necesita más emprendedores y más empresarios.

Para ello ha publicado en el Libro Verde sobre el Espíritu Empresarial en Europa, este libro analiza la distancia que existe en el espíritu emprendedor entre dos zonas: Europa y U.S.A. Así mismo subraya tres ejes sobre los que actuar:

  1. Presentar el “ser empresario” como una opción atractiva.
  2. Crear un entorno más favorables para las empresas existente.
  3. Sensibilizar a la sociedad sobre el papel clave de la iniciativa empresarial en el desarrollo económico y social.

En el artículo de la revista “Actualidad Económica” titulado De parado a empresario se afirma que “montar una empresa puede ser una salida más rápida para el desempleo que buscar un trabajo” aunque se precisa que dicha salida “no es fácil”. La persona, que se autoemplea, genera su propia ocupación y parece que este camino le sirve para formar parte del mercado laboral e impulsar con sus proyectos la economía local, tanto urbana como rural.

Las personas emprendedoras manifiestan en las encuestas que una de las motivaciones es el deseo de autorrealización, que parte de la necesidad de autovalorarse y de conseguir reconocimiento social.

Para crear una empresa es fundamental la decisión, la determinación y pasar de la ilusión, de la idea y del plan a la búsqueda de los medios económicos para hacerla realidad y finalmente registrarla. La misma actividad empresarial y el logro de pequeños objetivos, unido a la experiencia que proporciona la propia gestión, hace que las personas se sientan cada día más seguras y confiadas, aumentando de este modo su autonomía y su capacidad de decisión.

Hemos de prepararnos para afrontar con éxito este futuro. Ello exige flexibilidad para hacerse polifacético y para saber adaptarse a los cambios socio-laborales, pues pocas tareas exige tantos recursos y habilidades diferentes como emprender un negocio: planificar, organizar, administrar, vender, negociar, relacionarse con gente muy diversa, como banqueros, trabajadores, profesionales, empresarios, etc. y, sobre todo, tomar decisiones constantemente, a veces sin tener la certidumbre de que la opción elegida sea la correcta.

A lo largo de este programa se tomará contacto con un mundo donde la energía, el dinamismo y la iniciativa deben de prevalecer todos los días para salir adelante. Pero sin olvidar que emprender es algo más que una moda; es un estilo de vida y un conjunto de valores que permiten a una persona:

  • Asumir riesgos, para crear un negocio y para crear empleos.
  • Poner en marcha sus proyectos sociales y comunitarios, donde su liderazgo le permitiría desarrollar su entorno.
  • Mejorar y lanzar a la empresa que le contratase a través del intraemprendizaje.
  • Mejorar sus objetivos personales a través del trabajo autónomo.

En este ámbito de formación para el autoempleo está la obra que presentamos. Se trata de informar sobre el Programa formativo Luces: Habilidades cognitivas, concebido como propuesta de trabajo en vistas al autoempleo. Sus bloques temáticos enfocan los principales aspectos del tema como son la iniciación al autoempleo, competencias personales, competencias cognitivas y ecología y empresa.

Esperamos que esta publicación, Guía LUCES para emprendedores, logre el objetivo propuesto para ayudar a aquellas personas que desean formarse con vistas al autoempleo, así como también para aquellos profesionales que trabajan en la preparación y promoción de los emprendedores.

El Escorial, 21 de may0 de 2003

1 kolvereid, L. (1996). «Organizational Employment versus Self-Employment: reasons for Career Choice Intentions» in Entrepreneurship: Theory and Practice. 21(3) Spring, 23-31.

Presentación

Capítulo anterior
Inicio - Índice - Mapa- Créditos - Buscar - Correo

 

La edición digital de esta guía ha sido responsabilidad final del Organismo Autónomo para el Desarrollo Local de la Diputación Provincial de Cáceres